Mobile

25 views

Estimación del riesgo sistémico en Historia Económica. Una propuesta metodológica

Estimación del riesgo sistémico en Historia Económica. Una propuesta metodológica
of 17
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Tags
Transcript
  ESTIMACIÓN DEL RIESGO SISTÉMICO EN HISTORIA ECONÓMICA. UNAPROPUESTA METODOLÓGICA Javier Mejía Cubillos 1   IV Simposio Colombiano de Historia Regional y Local “Procesos Regionales de Consolidación del Estado”    Manizales, 24, 25, 26 de abril de 2013. INTRODUCCIÓN La determinación y cuantificación del riesgo en los sistemas financieros se ha hecho un tema degrandísimo interés y amplio estudio luego de la crisis internacional comenzada en 2008. Aunque lascrisis financieras no son un fenómeno exclusivo de la modernidad, y la historia de ellas también es unárea de gran prolijidad, aun no existe una metodología para medir el riesgo de colapso de todo unsistema que se ajuste a los requerimientos de los estudios históricos 2 . Resulta, por tanto, justificable elobjetivo principal de este documento, esto es, la propuesta de una alternativa de cálculo del riesgosistémico adecuada para estudios de historia de la banca. Se procederá de la siguiente forma.Inicialmente, se describen las técnicas de medición existentes; luego de exponer sus deficiencias, seestablece la metodología propuesta y se pasa a considerar sus virtudes y requerimientos. I.   CONCEPTOS Y MÉTODOS EXISTENTES A.   EL RIESGO SISTÉMICO El riesgo sistémico es en la actualidad un concepto de gran importancia, en particular para lasautoridades de control monetario y financiero; sin embargo, existe aún una gran discusión sobre lamanera apropiada de medirlo (Bini & Smaghi, 2009). De hecho, una discusión similar acerca de ladefinición concreta del concepto dominaba, hasta hace poco, la literatura sobre riesgo sistémico(Eijffinger, 2010). Dicha discusión parece haberse resuelto a favor de la siguiente definición: “ The term"systemic risk" refers to the contagion-induced threat to the financial system as a whole, due to thedefault of one (or more) of its component institutions ” (Hurd & Gleeson, 2011, p. 2)   1 Economista de la Universidad de Antioquia. Investigador del Grupo de Investigación en Movilidad Humana (Universidad Tecnológica dePereira  –  UNAD). Profesor de la Universidad Cooperativa de Colombia y de la Fundación Universitaria del Área Andina. Ganador delReconocimiento Jesús Antonio Bejarano del Banco de la República en el 2008, el Premio a la Investigación de la Alcaldía de Medellín en el año2011 y mención de honor en los Premios Portafolio 2012. Email:javiermejiacubillos8a@yahoo.com   2 La mera idea de considerar una metodología general para analizar múltiples casos particulares en historia económica es una cuestión bastantecriticada. Dichas críticas giran alrededor, entre otros asuntos, de cómo la unicidad misma de las condiciones históricas exige marcosconceptuales y métodos de interpretación diseñados, exclusivamente, para considerar dichas particularidades. Este trabajo está, entonces,enmarcado en una gran discusión de srcen epistemológico - para una revisión reciente de los orígenes y la evolución de esta polémica ver DeRouvray (2005) y Toninelli (2007)-; aunque no pretende profundizar en ella, y procura ser muy cuidadoso en la argumentación sobre laconveniencia concreta de la metodología propuesta, claramente toma posición, y considera que el instrumental analítico de la economía y lasfinanzas modernas puede ser útil para analizar episodios y fenómenos económicos no contemporáneos.  Esta definición presenta el riesgo sistémico como un problema de inestabilidad financiera vinculada a lainterdependencia de los actores del sistema 3 . La mayor utilidad de la estimación del riesgo sistémico essu capacidad para predecir potenciales crisis, siendo un indicador de coyuntura fundamental para la política de control financiero; aun así, la inestabilidad vinculada a la interdependencia de los actores noes para nada un fenómeno exclusivo de los sistemas financieros contemporáneos, asunto que permitereferir interrogantes sobre el riesgo sistémico en el marco de la Historia Económica. Obviamente, enestudios histórico-económicos el análisis del riesgo sistémico carece por completo de utilidad predictiva,su valor reside, más bien, en su capacidad para identificar el srcen de las crisis, reconociendo si éstasfueron propiciadas por factores endógenos al sistema financiero, y por tanto, si la política reguladora fueo no apropiada. En general, la consideración del riesgo sistémico en análisis históricos aporta elementosimportantes para interpretar de forma más rigurosa la evolución de los sistemas financieros en el tiempo. B.   METODOLOGÍAS DE CÁLCULO EXISTENTES Las metodologías de medición del riesgo sistémico pueden agruparse en tres grandes grupos. El primerode ellos busca identificar burbujas especulativas observando la evolución de distintos indicadores de precios de activos y productos financieros; la idea con ello radica en que los desequilibrios financieros,que llevarán a eventuales crisis, se manifiestan en la coexistencia de un rápido e inusual crecimiento delcrédito privado y de los precios de los activos. Aunque es posible identificar este método muchasdécadas atrás, el trabajo de Borio y Drehmann (2009) representa su presentación moderna, construyendosus indicadores como desviaciones de las variables (indicadores de crédito, y precios de acciones y propiedades) de sus tendencias, identificando situaciones críticas cuando esta brecha excede ciertoumbral.Entre las virtudes de este tipo de indicadores está el requerimiento de datos de amplia disponibilidad ysu clara propuesta interpretativa, vinculada a la identificación y seguimiento de burbujas especulativas.Esto hace que dicho enfoque sea bastante conveniente para ser utilizado en análisis histórico-económicos. Así, por ejemplo, en este enfoque puede enmarcarse el trabajo de Bordo et al. (2002), en elque se analiza la estabilidad del sistema financiero estadounidense entre 1790-1997 a través de unindicador cuantitativo compuesto, consistente en el seguimiento de las desviaciones estándar de lasvariables en cuestión 4 ; y un indicador cualitativo, que pretendía incorporar información presente enrelatos y crónicas sobre periodos de euforia y depresión en los mercados de capital. A pesar de las 3 Aquí se seguirá el concepto y la representación de sistema propuesta porPidwirny (2006) “… a system is a assemblage of interrelated parts that worktogether by way of some driving   process… they are often visualized or  modeled as component blocks that have connections drawn between them  ”.   4 El indicador cuantitativo de inestabilidad financiera de Bordo et al. (2002) se construye a partir de cuatro variables: una tasa de quiebrabancaria, una tasa de quiebra de negocios, una tasa de interés real y una tasa de interés que incorpora variaciones en el spread crediticio.  mencionadas virtudes y de su regular empleo es estudios de Historia Económica, es posible observar que esteenfoque no aporta información alguna acerca de la composición del sistema financiero como red,desinteresándose por la manera en cómo los efectos de contagio e interdependencia del riesgo afectan alsistema completo.Es sobre esta deficiencia que se establece el alternativo estilo de medición del riesgo sistémico, y aunquelas técnicas concretas son muy variadas, diferenciándose, principalmente, en la variable a observar  5 ,todas ellas se interesan en determinar el riesgo individual de las distintas instituciones financieras. Un paso más allá va el trabajo de Adrian and Brunnermeier (2009), que busca determinar la contribuciónmarginal de una institución particular al riesgo sistémico total. Para esto, se emplea la variación de unamedida llamada CoVaR  6 .Esta técnica, aunque refleja la lógica correcta del fenómeno de dispersión del riesgo entre los actores delsistema, es algo difícil de estimar, para aprovechar su potencial se requiere un amplísima cantidad deinformación acerca de las operaciones de las firmas y puesto que ha sido diseñada para la gama deinstrumentos financieros contemporáneos, exige diversas y severas modificaciones particulares paraadecuarse a las condiciones históricas de sistemas de otras épocas.Finalmente, el tercer grupo de metodologías empleadas para estimar el riesgo sistémico, que podríaconsiderarse un punto intermedio entre las visiones previas, suele concentrarse en la observación deseries de precios de ciertos productos bursátiles para, no solo seguir su comportamiento con el fin dedeterminar el riesgo de colapso agregado (tal como hace el primer grupo), sino también, para determinar el riesgo de las firmas individuales y el grado de correlación entre la actividad de las instituciones 7 .Podrían ubicarse en este grupo, trabajos como los de Huang, Zhou y Zhu (2009), y Bartram, Brown yHund (2007).De cualquier forma, y a pesar de las bondades que presenta este enfoque, especialmente en términos de precisión analítica; no resulta útil para estudiar sistemas financieros no contemporáneos, caracterizados por su poca profundidad 8 , por lo menos no de forma sistémica, ya que la mayor parte de las variables 5 El método más empleado para calcular el riesgo individual de una institución financiera es a través del Valor en Riesgo (VaR) que mide laposible pérdida máxima esperada durante un determinado intervalo de tiempo, bajo condiciones normales del mercado y dentro de un nivel deconfianza establecido. El VaR proporciona una medida resumida del riesgo de mercado y existen diversas metodologías para calcularlo (García& Martínez, 2005). 6 Se define   como el VaR de la institución j (o del sistema financiero) condicionado a que      de la institución i, siendo    definida implícitamente como un q quantil, y     como la variable institución o portafolio en la cual está definida   . 7 Esto se hace reconociendo, implícitamente, la hipótesis de la eficiencia de los mercados, en la que la cotización de los títulos valores incorporantoda la información relevante en un momento dado sobre la rentabilidad de los instrumentos de una firma, incluyendo aquella proveniente de suentorno y sector. 8 La profundidad es una propiedad esencial en el buen funcionamiento de un mercado financiero moderno. Rodríguez el at. (2007) lo definenasí:  que emplea como indicadores, regularmente precios del mercado de valores, son productos financierosmodernos, que por definición no existirían, o no serían ampliamente utilizados en los casos de estudio. II.   METODOLOGÍA PROPUESTA Cómo se puede observar, todas las metodologías existentes representan serios inconvenientes para uninvestigador que pretenda estudiar la estabilidad (vinculada a los lazos entre instituciones) de sistemasfinancieros no contemporáneos. La metodología que se propone aquí pretende ser una alternativa paradichos investigadores; ésta sigue la lógica de Adrian y Brunnermeier (2009), esto es, determinar elriesgo individual, para luego observar cómo afecta éste el riesgo de otras instituciones. Sin embargo, se procederá de manera algo diferente; se aproximará el riesgo individual de las entidades financieras através de ponderaciones del grado de apalancamiento observado de ellas, empleando, posteriormente, elanálisis de redes sociales para determinar la contribución del riesgo de una entidad particular al riesgo deotra, y en general, al de toda la red. A.   RIESGO INDIVIDUAL El grado de apalancamiento, si bien no hacía parte de los principales determinantes de riesgo en elAcuerdo de Basilea II, que era el patrón de recomendaciones sobre regulación bancaria más utilizadohasta 2010, sí hace parte del marco de las autoridades de control de EEUU y Canadá (para 2013 tambiénde Suiza), incluso, existe un creciente consenso del papel que jugó en la reciente crisis financiera elexcesivo apalancamiento de los bancos (World Bank, 2009). Por tal motivo, el Acuerdo de Basilea III,ya entrado en utilización, entre sus principales innovaciones, propone medidas de seguimiento y controldel grado de apalancamiento de las instituciones financieras, como instrumento de prevención decolapsos del sistema. Con ello, pretendo señalar cómo el grado de apalancamiento es una medida,aunque simple, ampliamente reconocida en los estudios sobre estabilidad financiera como apropiadoindicador del riesgo de quiebra. Trabajos como el de Verwijmeren y Derwall (2010), por ejemplo,siguen esta misma idea 9 . El argumento detrás de esto, es que un mayor apalancamiento señala que seestá utilizando más el endeudamiento como mecanismo de financiación y menos los fondos de los propietarios; en otras palabras, la deuda de la firma está respalda en menos recursos propios; lo cual nosolo puede dificultar las operaciones corrientes de la firma, sino que, además, hace más críticaeventuales situaciones de iliquidez o insolvencia. Un mercado es tanto más profundo cuanto mayor es el número de órdenes de compra y venta de los activos que en el mismo senegocian. La profundidad junto con la flexibilidad proporciona a los títulos la liquidez requerida por los inversores, ya que éstospodrán comprar o vender dichos títulos en el momento que lo deseen. (p. 49). 9 También, trabajos como los de Molina (2005) o Löffler y Maurer (2008), evidencian este efecto para el riesgo de cesación de pago de una firmacualquiera.  Existen múltiples maneras de calcular el grado de apalancamiento de una entidad, pero dado sus escasosrequerimientos de información y su simplicidad, se recomienda la relación deuda-capital social, tambiénconocida como apalancamiento externo. Los grandes pasivos y el capital suscrito son variables de pocavariación, razón por la que, aunque suelen encontrarse, en buena parte de los casos y con ciertafacilidad, en los informes y escrituras de las instituciones, o incluso en fuentes secundarias, no requierenla disponibilidad de series completas muy largas o de revisiones periódicas muy exhaustivas. Ladefinición de los pasivos a elegir es discrecionalidad del investigador, de esto dependerá, en buenamedida, el resultado de los cálculos. Evidentemente, el riesgo de una institución, además del grado deapalancamiento, depende de otras variables vinculadas a sus operaciones, entre ellas el grado decapitalización, los préstamos realizados, su grado de liquidez, los beneficios de la firma con respecto a lamedia etc., ellas se incorporan en la variable i   , que actúa en la ecuación 1 como un amplificador delgrado de apalancamiento. Para ello, no se necesita más que i   sea positivo, característica de casi todoslos indicadores de condiciones financieras de una empresa (Nava, 2009). La elección de las variablesincluidas en i   , y los indicadores en los que se presentarían, depende de la disponibilidad deinformación y de la pertinencia al caso de estudio. De tal forma, se define el riesgo individual de unafirma i como: 1)   (1 ) _  i i  Deuda IRCapital Social           Siendo así, en caso de haber disponibles indicadores de condiciones financieras para las instituciones delsistema, i     podría encarnar uno de ellos o algún tipo de indicador compuesto por estos. En casocontrario, y de forma más general, podría definirse i k k   x      , siendo  x los k  factores vinculados a laoperación de las instituciones que se deseen incorporar y  ρ el peso que se adjudicaría a cada factor. i    sería, entonces, una suma ponderada de esos k  factores.Tal como la variable i   puede estructurarse de forma más o menos elaborada, dependiendo del númeroy el tipo de indicadores involucrados, el grado de apalancamiento puede ser representado por unindicador más complejo, en la medida en la que el caso lo amerite y la información disponible lo permita. De cualquier manera, de no incluirse i   , se tendrá un indicador simple del riesgo individualrepresentado por el grado de apalancamiento externo. B.   RIESGO DE RED
Advertisement
Related Documents
View more
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks