Healthcare

18 views

El culto de la pequeña patria en Italia, entre centralización y nacionalismo. De la época liberal al fascismo

El culto de la pequeña patria en Italia, entre centralización y nacionalismo. De la época liberal al fascismo
of 25
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Previous:

ENCOUNTERS

Share
Tags
Transcript
   Ayer  64/2006 (4): 95-119ISSN: 1134-2277  Resumen: El artículo reconstruye la difusión de un culto a la pequeña patriay al regionalismo en el periodo posterior a la Primera Guerra Mundial,trazando sus antecedentes en el siglo xix, interpretándolo no como unsentido innato de identidad local, sino como construcciones sociales,inherentes, por un lado, a la dinámica del propio proceso de construc-ción nacional en marcha desde la Unificación, y, por otro, a la acción degrupos intelectuales periféricos. El fascismo rechazó toda reivindicaciónde autonomía y reforzó el centralismo en sentido autoritario. Pero almismo tiempo se mostró abierto a acoger los temas de la tradición cul-tural favorable al localismo y —en menor medida— al regionalismo,viendo en la pequeña patria una suerte de puente hacia la nación y laposible matriz de una cultura italiana renovada, y adoptando sus aspec-tos ideológicos más conservadores. Un vehículo para ello fue el culto alfolclore. Palabras clave: Italia, regionalismo, identidad local, folclore, fascismo.  Abstract: This essay aims at reconstructing the diffusion of the cult to thelocal Fatherland and regional identity in the aftermath of World War I,by tracing back its precedent developments in the 19th century. That cultis seen as a social construct rather than a relict of local identity previousto modernity, and sees it as a result of the process of nation-building setin motion in Italy since Unification, as well as of the agency of peripher-al intellectual elites. Fascism rejected any claim for autonomy, and rein-forced State centralism. However, it is argued that the Mussolini regime El culto de la pequeña patriaen Italia, entre centralización y nacionalismo. De la épocaliberal al fascismo*   Stefano Cavazza Università di Bologna *Agradezco a Fulvio Cammarano la lectura y comentarios críticos a una primeraversión de este texto. Traducción de Xosé M. Núñez Seixas.  also displayed a positive attitude towards local and regional cultural tra-ditions, and saw in the «local Fatherland» a kind of bridge that enabledthe imagination of national identity from the local sphere. Local culture,particularly promoted through the fostering of folklore, was seen in thelight of its most traditionalist aspects.  Key words: Italy, regionalism, local identity, folklore, Fascism. La historiografía italiana ha mantenido durante mucho tiempouna postura crítica hacia la orientación centralista del renacido Esta-do italiano. Posición que se acompañaba con frecuencia de la convic-ción de que las propuestas de descentralización que se sucedieron enel curso de la historia de Italia eran la solución a los males y a las defi-ciencias del Estado unitario 1 . Se trataba de una convicción comparti-da por estudiosos y políticos de diversa orientación, así como por losdefensores de la autodenominada «alternativa de las autonomías» 2 .Aunque existían historiadores convencidos de que el proceso de cen-tralización era una elección obligada, prevalecía en general la idea deque el centralismo era la clave de bóveda que permitía interpretar laexperiencia histórica italiana, y tal convicción ha permanecido duran-te un largo periodo como la nota dominante en la mayoría de los estu-dios, alimentándose también del deseo de reforma en sentido autono-mista que estaba presente en algunos sectores de la cultura y lapolítica italiana. En los últimos años, sin embargo, la historiografía harevisado esta postura, mostrando la mayor complejidad de la relaciónentre centro y periferia, así como del funcionamiento concreto de lasestructuras estatales en el periodo posterior a la unificación. El resul-tado ha sido la acuñación del así llamado «centralismo débil», basado  Stefano CavazzaEl culto de la pequeña patria en Italia 96  Ayer  64/2006 (4): 95-119 1 R  OMANELLI , R.: «Le srcini del localismo italiano»,  Il Mulino, 336 (1991),pp. 711-720; M ERIGGI , M.: «Nazione, regione, città. Immagini dell’Italia nella storio-grafia», Geschichte und Region / Storia e regione, 2 (1992), pp.9-16. Sobre la relaciónentre centralización y autonomía, R  OMANELLI , R.: «Centralismo e autonomie», en id. (ed.),  Storia dello Stato italiano, Roma, Donzelli, 1995, pp.125-186. Sobre localismo yregionalismo, séame permitido remitirme también C AVAZZA , S.: «Le identità culturaliregionali nella Storia d’Italia», en C AVAZZA , S., y J OHLER  , R. (eds.):  Identità e cultureregionali. Germania e Italia a confronto, monográfico de  Memoria e Ricerca (1995),pp.51-71. Sobre la cuestión administrativa la literatura es vasta. Me limito por ello aremitir al lector, además de a los artículos aquí citados en la nota3, a la reseña deT OSATTI , G.: «Note sulla storiografia amministrativa in Italia»,  Le carte e la storia, VI:1(2004), pp.5-17. 2 M ERIGGI , M.: Nazione..., op.cit., p.10.  en la mediación entre centro y periferia 3 . Al mismo tiempo, de modoparalelo a lo subrayado para otros países 4 , me parece que se hacomenzado a arrojar luz sobre la existencia de procesos de construc-ción de la identidad local paralelos y, por así decirlo, integrados en elproceso de construcción del Estado nacional  5 .Menos problemática aparecería a primera vista la cuestión delregionalismo durante el fascismo. La centralización autoritaria era ysigue siendo un elemento indiscutible de la política fascista de cons-trucción de un estado totalitario, elemento cuya manifestación másevidente fue la abolición del carácter elegible de los cargos y la susti-tución del alcalde elegido por sufragio, introducido por la reformaCrispi en 1889, por la potestad fascista de nomina regia 6 . Sin embar-go, algunos estudios recientes han mostrado cómo, también duranteel fascismo, la relación entre centro y periferia, pese a estar marcadapor la naturaleza dictatorial del régimen, presentaba elementos demayor complejidad en dos niveles: el de la dialéctica interna dentrode los grupos de poder fascista y el de la dimensión político-simbóli-ca. La relación entre dimensión local y fascismo aparece, por lo tanto,como un fenómeno más complejo y articulado de lo que parecía a pri-mera vista, mostrando también algunos elementos de continuidadcon el último periodo de la Italia liberal. Como veremos en estas pági-nas, el proceso de construcción de las identidades locales prosiguiócon altibajos durante el régimen, imbricándose con el debate en elseno del mismo sobre la naturaleza de la refundación de la cultura ita-liana por parte del fascismo. La acción del fascismo se insertaba, en  Ayer  64/2006 (4): 95-11997  Stefano CavazzaEl culto de la pequeña patria en Italia 3 M ERIGGI , M.: «Tra istituzioni e società: le elites dell’Italia liberale nella storio-grafia recente»,  Le carte e la Storia, I:2 (1999), pp.10-23, e id. «La questione localenella storiografia italiana»,  Le carte e la storia, IV:1 (2002), pp.15-18. 4 Sobre los resultados de las investigaciones en otros países, véanse S TORM , E.:«Regionalism in History 1890-1945: the cultural Approach», European History Quar-terly, XXXIII (2003), pp.251-265, y A PPLEGATE , C.: «A Europe of Regions: Reflec-tions on the Historiography of Sub-National Places in Modern Times»  , American His-torical Review, LIX (1999), pp.1157-1182.  5 Para un encuadramiento general y bibliográfico remitimos, además de los tex-tos citados en las notas anteriores, aL EVY , C. (ed.):  Italian Regionalism. History, Iden-tity and Politics, Oxford, Berg, 1996. 6 Una reconstrucción sintética y eficaz, en A QUARONE , A.:  L’organizzazione dellostato totalitario [1965], Turín, Einaudi, 1974, pp.82-87, y más recientemente, con unbalance historiográfico, P ONZIANI , L.: «Fascismo e autonomie locali», en P ALLA ,M.(ed.):  Lo stato fascista, Florencia, La Nuova Italia, 2001, pp.315-355.  resumen, en una dialéctica de larga duración entre la dimensión localy la dimensión nacional, una relación complicada por el hecho de quela primera era a su vez el resultado de la interacción entre la esferamunicipal y la esfera regional. En los orígenes del localismo italiano «Si queremos llevar a cabo una labor de descentralización eficaz y dar anuestra patria las instituciones que más le convienen, a mi parecer, es necesa-rio respetar las membranas naturales de Italia. Si quisiésemos crear el artifi-cioso departamento francés, conseguiríamos sólo apagar las fuerzas vivaslocales, destruyendo y desplazando sus centros naturales, y alterando el anti-guo organismo por el que se mantienen y manifiestan» 7 . El término «membranas naturales» remite a la idea de agregaciónde territorios diversos, fundada en la Historia y la Geografía, un con-cepto recurrente en los partidarios del regionalismo italiano. Una par-te de los mismos patriotas del Risorgimento habían basado a menudosus proyectos de unificación de tipo federal sobre la percepción de ladiferencia entre las varias zonas de la península 8 , aun si esos proyectosfueron minoritarios por la ausencia de unanimidad sobre ese puntodentro del movimiento de unificación 9 . Además, una cosa era levantaracta de las diferencias entre las varias partes del país, y otra era sostenerque estas diferencias definían entidades homogéneas y claramentereconocibles en 1861, año en el que fue convocado el primer Parla-mento de la Italia unida. Por lo demás, los más convencidos partidariosde una solución federal, como Cattaneo, provenían de la región lom-barda, donde se habían experimentado formas limitadas de represen-tación de intereses locales con anterioridad a la unificación. Pero estaperspectiva no era aplicable a la Italia meridional, donde faltaba com-pletamente un tejido social favorable al autogobierno de la periferia 10 .  Stefano CavazzaEl culto de la pequeña patria en Italia 98  Ayer  64/2006 (4): 95-119 7 Luigi Farini [1860] citado por D EMARCO , D.: Per una storia economico-socialedell’ordinamento regionale italiano: le srcini intellettuali dell’at. 117 della costituzioneitaliana [1964], ahora en D EMARCO , D.: Unità e regionalismo nella storia dell’Italiacontemporanea, Nápoles, Edizioni Scientifiche Italiane 1999, p.195. 8 Sigue siendo válido, en este aspecto, M ONTI , A.:  L’idea federalistica nel risorgi-mento italiano, Bari, Laterza, 1922. 9 R  OMANELLI , R.: «Centralismo...», op.cit., p.126. 10  Ibid., p.133.  A pesar de la insistencia sobre el papel de la región, Italia fue y en par-te sigue siendo el país de las cien ciudades, es decir, una realidad en laque el municipio ha sido durante mucho tiempo la dimensión territo-rial más definitoria para la mayoría de los habitantes. El mismo Catta-neo reconoció en 1858 la predominancia de la tradición municipalsobre la regional, cuando sostenía que «en Italia [...] la ciudad formócon su territorio un cuerpo inseparable y en muchas provincias es ésala única patria que el vulgo conoce y siente», hasta el punto de sostenerque la «permanencia del municipio» fue un «hecho fundamental y casicomún a todas las historias italianas» 11 . Esto significaba que la dimen-sión urbana, con la provincia que rodeaba a la ciudad, prevalecía sobrela regional.Desde este punto de vista, las regiones en Italia son realidadesrecientes, también desde una perspectiva identitaria y cultural, y engran medida son consideradas como una consecuencia de la unifica-ción 12 . Fue, pues, la unidad italiana la que creó la cuestión regional,en el momento en el que se fueron definiendo las modalidades deadministración del nuevo Estado. La identidad de estas realidadesregionales aparecía así en 1861 como una realidad débil, y en todocaso era el reflejo de la lealtad hacia las entidades estatales preexis-tentes, que no eran identificables con regiones. Todavía en 1925, unpartidario de las regiones como Giovanni Crocioni admitía que la rea-lidad regional, para él un producto de la naturaleza y de la historia,era poco conocida por sus habitantes, que con frecuencia no salían delos límites de su propio perímetro 13 . La elección de un modelo cen-tralista basado en la figura del prefecto, trasplantado de la experien-cia francesa, y el abandono de la región, entendida por Marco Ming-hetti como un «consorcio permanente de provincias», reflejaban, porlo tanto, no sólo los temores de la clase dirigente ante una posible dis-gregación del nuevo Estado 14 , sino que también eran una señal de la  Ayer  64/2006 (4): 95-11999  Stefano CavazzaEl culto de la pequeña patria en Italia 11 C ATTANEO , C.:  La città considerata come principio ideale della storia d’Italia [1858] reeditado en R  OMAGNOLI ,G.; C ATTANEO , G., y F ERRARI , G.: Opere, Milán,Ricciardi 1957, pp.1000-1001. 12 Sobre la cuestión de las regiones, véase particularmente G AMBI , L.: «Le regio-ni italiane come problema storico», Quaderni storici, 34 (1977), pp.275 y ss. 13 C ROCIONI , G.: «Proiezioni luminose e cultura regionale», en Proiezioni lumi-nose, IV: 4 (1925). 14 C AMMARANO , F.:  Storia politica dell’Italia liberale 1861-1901, Roma-Bari, Later-za 1999, pp.9-14. Véase también D EMARCO , Per una storia..., op.cit., pp.196-198.
Advertisement
Related Documents
View more
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks