Homework

15 views

Notas sobre las técnicas de grabado y de composición formal de las estelas diademadas y de guerreros

Notas sobre las técnicas de grabado y de composición formal de las estelas diademadas y de guerreros
of 27
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Tags
Transcript
  CAUN 18**, 2010 Cuadernos   de   Arqueología   Universidad   de   Navarra   18**,   2010,   págs.   149 ‐ 175   NOTAS   SOBRE   LAS   TÉCNICAS   DE   GRABADO   Y   DE   COMPOSICIÓN   FORMAL   DE   LAS   ESTELAS   DIADEMADAS   Y   DE   GUERREROS   Juan   Javier   ENRÍQUEZ   NAVASCUÉS   1   Milagros   FERNÁNDEZ   ALGABA   RESUMEN:   Se   presenta   el   estudio   de   las   técnicas   de   grabado   y   de   composición   formal   de   las   estelas   diademadas   y   de   guerreros   del   Museo   Arqueológico   Provincial   de   Badajoz.   Destaca   la   importancia   de   las   técnicas   de   piqueteado   sobre   todo   tipo   de   soportes   y   el   carácter   muy   secundario   de   la   incisión.   Hay   así   una   clara   relación   técnica   con   el   arte   rupestre   y   alteraciones   en   las   composiciones   de   las   estelas   de   guerreros,   así   como   algunos   motivos   no   figurativos   que   pocas   veces   han   sido   tenidos   en   cuenta.   SUMMARY:   Description   of   the   engraving   tecnics   and   formal   composition   of   the   diadem   and   warrior   stelae   at   the   Archaeological   Museum   of   Badajoz   Colection.   Stresses   the   importance   of   the   pecking   tecnic   overhang   the   incision   engraving,   and   the   clear   relationship   with   the   rock   art   tecniques.   Also   presents   superpositions   and   non ‐ figutative   motifs   that   have    been   rarely   taken   into   account.   PALABRAS   CLAVE:   Estelas   diademadas   y   de   guerreros.   Bronce   final.   Técnicas   de   grabado   y   composición.   KEYWORDS:   Diadem   stelae,   warrior   stelae,   Bronze   Age,   Engraving   tecnics,   Composition   models.   Con   el   fin   de   proceder   a   la   publicación   del   Catálogo   de   Estelas   Decoradas   de   épocas   prehistóricas   del   Museo   Arqueológico   Provincial   de   Badajoz   (Domínguez   de   la   Concha   y   otros,   2005)   se   encargaron,   por   parte   de   la   dirección   del   centro,   una   serie   de   trabajos   de   documentación   gráfica   de   las   mismas.   Dichos   trabajos   fueron   ejecutados   por   la   empresa   Tera   S.L.,   que   se   complementaron   con   nuevas   series   de   fotografías   llevadas   a   cabo   por   D.   Vicente   1   Area   de   Prehistoria,   Facultad   de   F.   y   Letras.   Universidad   de   Extremadura.   Avda.   Universidad   s/n   10071   Cáceres.   E ‐ mail:   enriquez@unex.es    JUAN JAVIER ENRÍQUEZ NAVASCUÉS - MILAGROS FERNÁNDEZ ALGABA CAUN 18**, 2010 150 Novillo 2 .   Esta   actualización   consideramos   que   ha   constituido   en   primer   lugar   una   experiencia   de   interés   por   las   características   metodológicas   de   dichos   trabajos,   efectuados   en   función   de   la   definición   de   unos   criterios   y   operaciones   concretas   en   la   manera   de   proceder   ante   esta   clase   de   piezas.   Pero   además,   y   como   resultado   de   las   mismas,   esos   trabajos   han   permitido   constatar   algunas   novedades   en   cuanto   al   reconocimiento   de   las   técnicas   de   ejecución   de   los   grabados   y   de   las   composiciones   formales   que   presentan   estas   clases   de   estelas.   De   estos   aspectos   tratamos   en   este   trabajo,   centrado   en   las   24   estelas   que   conforman   el   citado   Catálogo   y   que   sería   deseable   ampliar,   para   cotejar   y   comparar   resultados,   con   otras   colecciones.   METODOLOGÍA   Para   la   obtención   de   la   documentación   gráfica   y   analítica   de   la   colección,   se   planteó   realizar   un   trabajo   de   similares   características   metodológicas   al   que   se   viene   utilizando   para   los   grabados   al   aire   libre   en   el   Corpus   de   Arte   Rupestre   de   Extremadura   (Collado,   2006;   Collado   y   García   Arranz   ed.,   2007),   muy   similar   al   protocolo   que   se   viene   aplicando   al   estudio   de   grafías   prehistóricas   en   diversos   puntos   geográficos   y   que   tiene   tu   referencia   en   los   métodos   aplicados   al   arte   parietal   paleolítico   (Bueno   y   otros,   2005a).   De   esta   manera,   la   aplicación   de   sus   principios   operativos   a   las   estelas   se   ejecutó   de   la   siguiente   manera:   De   cada   una   de   las   estelas   se   efectuó   un   calco   directo   sobre   plástico   transparente   adherido   para   evitar   deformaciones   y   movimientos,   unos   calcos   que   se   repasaron   con   distintos   tipos   de   luz,   tanto   artificial   como   natural,   desde   distintas   direcciones.   De   igual   modo,   se   fotografiaron   todas   las   piezas   desde   diferentes   puntos   y   direcciones   con   luz   rasante   tanto   natural   como   artificial.   Obtenidas   éstas,   se   cotejaron   y   compararon   los   calcos   y   fotografías,   pasando   a   la   digitalización   de   las   imágenes   con   el   programa   Corel   Draw   9   en   diferentes   capas   que   recogían   las   técnicas   de   ejecución   empleadas,   los   motivos   grabados,   las   superposiciones   de   los   mismos   y   las   alteraciones.   Con   esa   documentación   se   realizó   una   ficha   descriptiva   de   cada   pieza,   en   la   cual   se   hizo   constar:   a)   material   pétreo,    b)   morfología   y   estado   físico   de   la   pieza,   c)   tamaño,   d)   situación   de   los   grabados   en   el   soporte,   e)   técnicas   de   ejecución   de   los   mismos,   f)   superposiciones   y   alteraciones   cuando   las   había   y   g)   descripción   formal   de   cada   uno   de   los   motivos.   Los   resultados   pretendían   en   primera   instancia   una   puesta   al   dia   de   la   documentación   gráfica   de   las   24   estelas   del   Museo   Arqueológico   de   Badajoz,   la   cual   de   una   manera   sucinta   se   recogió   en   la   publicación   del   citado   Catálogo   (Domínguez   de   la   Concha   y   otros,   2005).   Pero   como   se   ha   dicho   antes,   se   2   Tenemos   que   agradecer   al   entonces   director   del   Museo   Arqueológico   Provincial   de   Badajoz,   D.   Guillermo   Kurtz,   su   generosidad   para   poder   analizar   y   estudiar   la   documentación   generada   por   dicho   encargo.     NOTAS SOBRE LAS TÉCNICAS DE GRABADO Y DE COMPOSICIÓN FORMAL… CAUN 18**, 2010 151 constataron   nuevos   datos   de   interés   sobre   distintos   aspectos   técnicos   y   formales   que,   en   razón   de   la   naturaleza   didáctica   y   divulgativa   del   Catálogo,   no   se   incluyeron   en   el   mismo,   aunque   algunos   datos   nuevos   sí   que   se   incorporaron   en   el   aparato   gráfico.   Entre   las   novedades   que   se   han   podido   constatar   caben   destacar   las   relativas   a   la   presencia   de   nuevos   motivos   representados   que   habían   pasado   desapercibidos   en   las   descripciones   hasta   ahora   efectuadas   de   algunas   estelas,   también   la   documentación   de   algunas   modificaciones   y   alteraciones   en   ciertos   ejemplares   y   de   manera   especial   el   reconocimiento   y   estudio   de   las   técnicas   de   ejecución   material   de   los   grabados,   cuestión   ésta   por   lo   que   a   menudo   se   ha   pasado   de   manera   muy   superficial   y   hasta   imprecisa.   MATERIAS   PRIMAS   Aunque   el   análisis   de   las   materias   primas   no   formaba   parte   del   proyecto   de   documentación   encargado,   no   están   de   más   algunas   consideraciones   sobre   las   mismas   derivadas   de   los   trabajos   efectuados,   habida   cuenta   de   la   importancia   de   la   calidad   de   la   piedra   para   el   tipo   de   representaciones   que   ofrecen   estas   estelas   (Almagro ‐ Gorbea,   1977:164)   y   con   el   objetivo   de   complementar   también   algunas   de   las   consideraciones   efectuadas   para   el   conjunto   de   estelas   diademadas   y   de   guerreros,   especialmente   sobre   las   formas   de   los   soportes,   tamaños   de   los   mismos   y   espacios   utilizados   para   grabar   (Celestino,   2001:80 ‐ 86).   La   materia   prima   mejor   representada   es   la   cuarcita,   sobre   la   que   son   14   de   las   24   estelas   del   catálogo   del   Museo.   Domina   claramente   en   las   procedentes   del   área   del   Zújar,   con   un   grupo   además   de   características   físicas   muy   semejantes,   aunque   también   con   alguna   excepción.   Capilla   I,   II,   III,   V,   VI,   VII   y   VIII;   Belalcazar,   El   Viso   IV,   Zarza   Capilla   I   y   II   corresponden   a    bloques   naturales   rodados,   de   formas   paralelepípedas   cuando   es   posible   reconocer   todo   o   casi   todo   el   contorno,   con    bordes   y   aristas   suavemente   redondeadas   y   unas   superficies   en   los   lados   mayores   aplanadas   y   muy   patinadas,   debido   probablemente   a   una   prolongada   exposición   al   aire   libre.   Las   superficies   más   patinadas   y   regulares   fueron   las   utilizadas   para   grabar.   Son   por   tanto   soportes   naturales    bien   elegidos   en   función   de   diversas   variables,   entre   las   que   se   encuentran   el   tamaño,   la   silueta   ó   forma   y   desde   luego   la   presencia   de   superficies   aplanadas   y   muy   patinadas   que   apenas   necesitaban   preparación   para   grabar.   Estas   once   piezas   resultan    bastante   homogéneas   hasta   el   punto   en   que   la   diferencia   más   reseñable,   al   margen   del   estado   muy   fragmentario   de   algunas,   es   el   grosor   de   los    bloques,   que   oscila   entre   los   35   cms.   de   Zarza   Capilla   I   y   los   14 ‐ 15   cms.   de   Capilla   VIII   o   el   fragmento   de   Capilla   V.   Otras   estelas   procedentes   de   esta   misma   área   geográfica   y   que   no   forman   parte   de   la   colección   del   Museo   de   Badajoz,   como   es   el   caso   de   El   Viso   I,   II   y   III,   parecen   tener   como   soportes   unos    bloques   cuarcíticos   de   características   físicas   muy   semejantes   a   los   citados.    JUAN JAVIER ENRÍQUEZ NAVASCUÉS - MILAGROS FERNÁNDEZ ALGABA CAUN 18**, 2010 152   De   cuarcita   es   también   Capilla   IV,   pero   el   soporte   presenta   unos   rasgos   físicos   muy   diferentes   a   los   del   grupo   de   estelas   reseñadas.   Es   otro   tipo   de    bloque   más   anguloso   y   no   muy   grueso,   donde   las   superficies   son   del   todo   irregulares   y   no   están   patinadas   de   manera   que   la   textura   sobre   la   que   se   grabó   es   marcadamente   rugosa.   El   trabajo   que   ofrece   esta   estela   no   alcanza   un   aspecto   de   calidad   semejante   al   de   los   otros   casos   de   estelas   cuarcíticas   de   la   zona,   los   motivos   se   aprecian   peor.   A   pesar   de   ello,   la   técnica   de   los   grabados   no   ofrece   fallos   ni   mala   o   torpe   ejecución,   sino   por   el   contrario   una    buena   realización,   pero   a   causa   de   las   características   de   la   materia   prima   se   aparta   de   las   otras   aparecidas   en   su   misma   zona   de   procedencia.   Aunque   ya   con   ubicaciones   geográficas   diferentes   y   alejadas   del   Zújar,   caracteres   físicos    bastante   similares   a   Capilla   IV   se   observan   en   los   soportes   de   Valdetorres   I   e   Higuera   la   Real.   La   primera   es   también   un    bloque   de   aristas   angulosas   y   superficie   de   grabado   rugosa,   pese   a   lo   cual   los   motivos   están   también    bien   ejecutados   y   además   en   distintas   fases.   Por   último,   Higuera   la   Real   es   de   igual   manera   un    bloque   anguloso,   con   fracturas   planas   y   superficie   irregular   pero   algo   menos   que   en   los   dos   casos   anteriores.   Sobre   pizarras   de   distintas   calidades   son   cinco   estelas,   todas   ellas   del   sector   Guadiana ‐ Zújar:   Benquerencia   de   la   Serena,   Cabeza   del   Buey   III,   Castuera,   Esparragosa   de   Lares   y   Navalvillar   de   Pela.   La   de   Benquerencia   de   la   Serena   es   una   laja   esquistosa   delgada   de   10   cms.   de   grosor,   con   distintos   planos   de   levantamiento   en   la   cara   trabajada,   de   textura   irregular   y   rugosa.   Castuera   es   también   un    bloque   estrecho   de   aristas   redondeadas   y   golpes   laterales   anchos   y   planos,   con   una   superficie   grabada   de   textura   rugosa   pero   preparada   por   abrasión.   Muy   parecida   pero   rota   y   más   rodada   es   Navalvillar   de   Pela,   mientras   que   no   parece   que   Esparragosa   de   Lares   I   tenga   preparación   en   la   cara   grabada,   sino   que   como   ocurre   con   los    bloques   de   cuarcita   fina   muy   patinados   aquí   también   la   pátina   suavizó   en   parte   las   irregularidades   de   la   cara   que   se   utilizó   para   grabar.   Por   último,   Cabeza   del   Buey   III   es   un    bloque   rodado   de   pizarra   azulada   pero   con   las   superficies   muy   patinadas   y   aristas   redondeadas,   que   a   veces   se   ha   confundido   con   piedra   arenisca   y   con   caliza.   Presenta   huellas   de   fracturas   antiguas   con   concoides   anchos   y   planos,   al   igual   que   Cabeza   del   Buey   I   y   II.   La   superficie   con   los   grabados   tiene   trabajo   de   preparación   por   abrasión,   estando   muy   patinada   como   el   resto   del    bloque.   En   conjunto,   puede   decirse   que   los   cinco    bloques   de   pizarras   son   piezas   diferentes   entre   si   en   cuanto   al   tipo   de   pizarras,   caracteres   físicos   de   las   mismas   y   acondicionamiento   de   superficies   para   el   grabado.   Cuatro   son   rocas   eruptivas    básicas   del   tipo   dioritas,   más   en   concreto   diabasas   azuladas   de    buen   tamaño:   Cabeza   del   Buey   II   y   IV,   Orellana   y   Zarza   Capilla   III.   Cabeza   del   Buey   II   es   un    bloque   grande,   confundido   a   veces   con   uno   de   cuarcita,   muy   patinado   y   con   golpes   laterales   amplios   como   otros   casos   ya   citados,   de   superficie   trabajada   acondicionada   por   abrasión,   que   es   fuerte   en   algunas   zonas.   Más   regular   que   éste   debió   ser   el   de   Cabeza   del   Buey   IV,   que   nos     NOTAS SOBRE LAS TÉCNICAS DE GRABADO Y DE COMPOSICIÓN FORMAL… CAUN 18**, 2010 153 ha   llegado   roto   así   como   el   de   Zarza   Capilla   III,   también   con   la   superficie   de   los   grabados   muy   patinada.   Diversos   golpes   acusa   de   igual   modo   el   soporte   de   Orellana,   más   completo   pero   anguloso   con   fracturas   planas   y   la   superficie   muy   rugosa.   No   existe   pues   homogeneidad   en   cuanto   a   los   soportes   de   diorita   ni   en   su   selección   ni   en   su   acondicionamiento   ni   en   el   trabajo   efectuado   sobre   ellos,   aunque   el   hecho   de   que   dos   estén   claramente   rotas   y   otra   más   con   fractura   lateral   no   permite   evaluar    bien   este   aspecto.   Por   último,   de   granito   es   solo   el   pequeño   fragmento   de   Bodonal   de   la   Sierra,   con   la   superficie   grabada   irregular   pero   lisa   y   fracturas   antiguas   en   los   laterales   y   en   la   zona    basal.   En   relación   a   las   estelas   diademadas,   puede   observarse   como   el   soporte   de   Capilla   I   presenta   unas   claras   roturas   planas   y   alargadas   en   la   parte   superior   izquierda   y   en   todo   el   lateral   izquierdo.   Muy   similares   roturas   posee   el   de   Belalcazar,   aunque   en   él   hay   otra   rotura   distal   que   afecta   a   la   parte   superior   de   la   representación.   Esas   roturas,   que   en   esos   dos   casos   han   generado   superficies   de   color   más   claro   y   textura   más   “fresca”   que   en   resto   de   las   mismas,   no   faltan   en   el   fragmento   de   Zarza   Capilla   II.   También   pueden   observarse   en   Torrejón   el   Rubio   II   y   El   Viso   V,   que   no   forman   parte   de   la   colección   del   museo   pero   que   poseen   unas   roturas   laterales   de   igual   factura   y   dimensiones.   Estas   coincidencias   permiten   plantear   la   duda   de   si   estos    bloques   utilizados   como   soporte   para   esas   estelas   diademadas   fueron   seleccionados   así,   con   esas   fracturas   o,   por   el   contrario,   si   esas   fracturas   tan   similares   ocurrieron   después   de   haber   sido   grabadas   ó   incluso   después   de   usadas,   de   una   forma   intencionada   y   con   especial   cuidado.   Sea   como   fuere,   se   trata   de   roturas   en   planos   rectangulares   alargados,   la   mayoría   de   ellas   longitudinales   y   laterales   que   dotan   a   los   soportes,   tal   y   como   han   llegado   hasta   nosotros,   de   unos   rasgos   morfo ‐ técnicos   que   comparten   las   estelas   diademadas   con   la   figura   humana   completa   y   esquematizada.   Estas   características,   al   margen   del   tipo   de   soporte,   hacen   algo   diferentes   a   estas   estelas   de   la   de   Almacén   de   la   Plata   2,   donde   queda   comprobada   una   coetaneidad   entre   las   que   tienen   figura   de   guerrero   y   las   llamadas   diademadas,   siendo   además   una   de   las   pocas   estelas   que   cuenta   con   un   análisis   de   las   marcas   de   cantería   y   preparación   del    bloque   (García   Sanjuán   y   otros,   2006)   En   conjunto,   puede   afirmarse   que   los   soportes   utilizados   para   las   estelas   son    bloques   enteros   o   fragmentados   obtenidos   al   aire   libre,    bloques   naturales   como   señalara   Almagro ‐ Gorbea   (1977:   163),   salvo   tal   vez   el   caso   de   alguno   de   pizarra   que   pudiera   haber   sido   extraido.   Unos   soportes   muy   seleccionados   en   casi   todos   los   casos,   es   decir    buscados   y   escogidos   en   función   de   variables   tales   como   el   tamaño,   las   formas   con   la   posibilidad   de   un   mayor   desarrollo   de   trabajo   longitudinal   en   la   mayor   parte   de   las   piezas   y   unas   superficies   aptas   para   el   grabado   directo   o   con   planos   fáciles   de   preparar,   aunque   a   esto   último   caben   algunas   excepciones   como   Capilla   IV   y   Valdetorres   I.   Llama   la   atención   la   elección   en   estas   excepciones   de   soportes   muy   poco   adecuados   para   el   grabado,  
Advertisement
Related Documents
View more
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks