Music & Video

18 views

espacios de relación y narratividad

espacios de relación y narratividad
of 34
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Tags
Transcript
  Resumen Este artículo aborda la construcción narrativa del mundo desde una aproximación psico-social socioconstruccionista que tiene en su punto de mira la acción social y su carácterdilemático y político.El texto plantea el carácter construido y constructor de la narración en las prácticascomunicativas. En este sentido, tiene un papel fundamental la consideración de la narra-tiva como dispositivo donde se entrecruzan la dimensión relativista, su creación en la acciónconjunta y su carácter pragmático. Palabras clave: acción conjunta, dispositivo de verdad, pragmática, relativismo, estrategiasnarrativas.  Abstract. How we construct the world: relativism, relationship spaces and narrative  This article approaches the narrative construction of the world from a psycho-social socio-constructionist perspective, focussed on social action and its problematic and politicalcharacter.The text argues for the constructed and constructive nature of narration in commu-nicative practices. In this sense it is fundamental to consider narrative as a mechanismwhere its relativist dimension, its creation in joint action and its pragmatic character areinterlinked. Key words:  joint action, mechanism of truth, pragmatic, relativism, narrative strategies.  Anàlisi 25, 2000 61-94 Cómo construimos el mundo: relativismo,espacios de relación y narratividad Teresa Cabruja  Universitat de Girona. Departament de Psicologia TERESA@zeus.udg.es Lupicinio ÍñiguezFélix Vázquez Universitat Autònoma de Barcelona Departament de Psicologia de la Salut i de Psicologia SocialLupicinio.iniguez@uab.esFelix.vazquez@uab.es  La noción de narrativa  1 , como todos los conceptos que se han producido enciencias sociales, posee un carácter polisémico. Si se hace un repaso de los dife-rentes significados y sentidos que ha recibido esta noción, nos encontramoscon tratamientos divergentes e incluso antagónicos. Evidentemente, la lin-güística, la hermenéutica y la crítica literaria han sido los campos de conoci-miento que mayores contribuciones han hecho a la dilucidación y explicaciónde esta noción, y es ya aquí que nos encontramos diferentes tratamientos enlos que se hacen intervenir distintos niveles de análisis. Así, tenemos los plan-teamientos de Paul de Man, de Greimas, de Ricoeur, de Bajtín... No obstan-te, el carácter heurístico que posee la noción de narrativa la ha hecho trascenderel ámbito estrictamente lingüístico y discursivo, y ha convertido su utilizaciónen una noción articuladora de diferentes discursos en otras áreas. Así, tenemospor ejemplo la utilización que hacen Lyotard, White, Ferrarotti, Lowenthal...Esta utilización diversa, siendo extraordinariamente positiva y productiva,introduce tal nivel de complejidad en su manejo que podría pensarse que esnecesario tratar de precisar qué se entiende por tal noción. Sin embargo, noparece ésta una operación excesivamente interesante ni pertinente para el argu-mento que queremos desarrollar en este artículo. En efecto, tratar de buscarel verdadero significado de la palabra narrativa  reduce la noción y le resta sucapacidad de elemento de articulación y producción de sentido en los discur-sos. Parece más oportuno interrogarse por lo que las personas hacen, qué efec-tos tratan de producir al utilizar narraciones y qué papel desempeña la narrativa en sus relaciones. En este sentido, es oportuno señalar que en las narracionesel manejo de situaciones, conceptos y hechos es un asunto polémico, ya que 62  Anàlisi 25, 2000 Teresa Cabruja; Lupicinio Íñiguez; Félix Vázquez 1.Aunque de modo extraordinariamente sintético y sin intención prescriptiva, parece ade-cuado establecer algunas precisiones conceptuales en relación con las nociones de narrato-logía, narración y narratividad que permitan hacerse una idea aproximada del vasto y complejo dominio en que nos encontramos. Desde nuestro punto de vista, la narratología alude al estudio teórico y metodológico centrado en el análisis de la construcción, regula-ción y funcionamiento de la narrativa. La narración hace referencia a las prácticas de pro-ducción de articulaciones argumentativas organizadas en una trama y enmarcadas en unascoordenadas espaciotemporales. Por último, la narratividad se sitúa en relación con las cua-lidades que modulan los discursos narrativos atendiendo a sus transformaciones y a sus pro-ducciones de sentido en una matriz temporal. Sumario 1. Narratividad como dispositivo I2. Narratividad como dispositivo II3. Acciones narrativas, construcción de factualidad y producción de verdad 4. Una ilustración: la memoria como narración 5. A modo de síntesisNarratividad y psicología social: breve acervo bibliográficoBibliorafía  en los discursos no sólo se hace referencia a lo que las cosas son, sino a lo quepodrían ser, introduciendo con ello la necesidad de precisar para cada ocasiónqué trata de significarse y cómo se persiguen efectos de verdad y/o credibili-dad o se conjuran y/o contrarrestan otros discursos. Esto nos remite directamentea la polémica cuestión del relativismo 2 y a su articulación en términos de vero-similitud-falsedad, realidad-ficción, representación-construcción, etc.Esta cuestión plantea, necesariamente, otra. Cuando nos referimos a la narrativa o, más concretamente, a la utilización de narraciones, ¿estamos alu-diendo a la representación de la realidad, a su reflejo o, por el contrario, esta-mos señalando el carácter construido de la realidad? Parece oportuno plantearseesta interrogación, ya que, dependiendo de nuestra inclinación por una pos-tura u otra, situaremos la noción de narrativa en una posición de centralidado en una posición de subordinación respecto de los discursos y las prácticassociales.Todas estas posiciones diferenciadas tienen su propia expresión en la psi-cología en general, y en la psicología social en particular, ámbito académico y disciplinario desde el que hablamos. En efecto, desde las posturas más con-vencionales de la psicología social no existen demasiadas dudas al asumir quela narrativa es un aditamento, un ornamento de la representación de la reali-dad. Es un elemento de mediación necesario, pero en absoluto determinantedel significado que adquiera la realidad. Dicho con otras palabras, la realidadposee una existencia incontrovertible y los seres humanos recurrimos a la narra-ción para dar cuenta de la misma. Evidentemente, pueden existir divergenciasen cuanto a los relatos, pero éstas siempre serán asumidas como inexactitudes,imprecisiones, errores de percepción o falta de pericia en la utilización del obje-to de mediación entre la realidad y nuestras explicaciones de la misma. Es decir,desde estas posturas la realidad es lo que es, con independencia de nuestrasexplicaciones sobre ella. No obstante, las explicaciones que producimos sobrela realidad son, en muchos casos, tomadas en su «literalidad».No por ser ésta la postura que más dominio y predicamento posee en psi-cología social es la única existente. Las llamadas «orientaciones críticas» enpsicología social 3 constituyen no sólo un contrapunto, sino una alternativa a la postura más convencional. En éstas, narrativas y narraciones ostentan una posi-ción de centralidad. No se trata de que los seres humanos recurran a una herra-mienta de mediación para representar el mundo, sino que el mismo mundo y los mismos seres humanos existen en virtud de su construcción lingüística ydiscursiva  4 . Cómo construimos el mundo: relativismo, espacios de relación y narratividadAnàlisi 25, 2000 63 2.E DWARDS , D.; A  SHMORE , M.; P OTTER  , J. (1995). «Death and Furniture: The Rhetoric,Politics and Theology of Bottom Line Arguments against Relativism». History of the HumanScience  , 8, p. 25-49; R  ORTY  , R. (1979). La filosofía y el espejo de la naturaleza  . Madrid:Cátedra, 1983.3.I BÁÑEZ , T.; Í  ÑIGUEZ , L. (eds.) (1997). Critical Social Psychology  . Londres: Sage. 4.G ERGEN , K.J. (1994). Realidades y relaciones. Aproximaciones al construccionismo social  .Barcelona: Paidós, 1996.  Consecuentemente con esta postura se dan algunas de las característicasque permiten su articulación y que nos parece oportuno enfatizar:—La focalización sobre la dimensión simbólica de lo social: la relevancia queostentan la creación de significados y la co-construcción de los mismos 5 .—Una concepción de ser humano como ser propositivo y autodeterminantefrente a las concepciones esencialistas y deterministas de las posturas más con-vencionales y dominantes 6 .—La importancia de la interpretación como dispositivo relacional funda-mental 7 .Obviamente, la asunción de estas características implica un distanciamientoradical de cualquier planteamiento lineal, unidimensional o exclusivista.El punto de partida es la consideración del mundo social como una cons-trucción erigida en base a significados 8 . Ello implica el volcarse en el análisis deesa construcción y de esos significados. Para ello, es esencial tener en cuenta diferentes aspectos:—La relevancia de la vida cotidiana y la participación simultánea de las per-sonas en diferentes espacios de relación.—La intersubjetividad: los significados se crean en o provienen de las rela-ciones. Es decir, las personas actuamos en función de otras, con relación a contextos, significados y producciones sociales (instituciones, costumbres,discursos, prácticas, etc.).—La indexicalidad: un mismo fenómeno cambia de sentido en diferentessituaciones.—La reflexividad: es en la propia relación entre las personas cuando se crea la situación, y es la situación creada la fuente y el tema que propicia la rela-ción.—Los escenarios y las acciones humanas: éstas sólo tienen sentido en marcossociales, y son estos marcos los que permiten entender los cambios de sen-tido y/o las elaboraciones y reelaboraciones de significados.—El carácter político de la acción social: ésta es inseparable de la producciónde efectos, de las relaciones de poder y de su dimensión ética. 64  Anàlisi 25, 2000Teresa Cabruja; Lupicinio Íñiguez; Félix Vázquez 5.B RUNER  , J. (1990).  Actos de significado . Madrid: Alianza Editorial. 6.H  ARRÉ , R. (1979). El ser social  . Madrid: Alianza Editorial, 1982; I BÁÑEZ , T. (coord.) (1989). El conocimiento de la realidad social  . Barcelona: Sendai.7.T  AYLOR  , C. (1971). «Interpretation and the Science of Man». The Review of Metaphy-sics  ,25,1; T  AYLOR  , C. (1985). Human Agency and Language. Phylosophical Papers  , vol. 1.Cambridge: Cambridge University Press . 8.G ERGEN , K. (1985). «The Social Constructionist Mouvement in Modern Psychology».  American Psychologist  , 40, 3, p. 266-275.  1. Narratividad como dispositivo 9 I El mundo está atravesado por narrativas y narraciones, pero es precisamenteeste «atravesamiento» lo que constituye el mundo. En efecto, para hacer inte-ligible la realidad, los seres humanos necesitamos recurrir a una narración de la misma, pero son a su vez las narraciones y narrativas que se entrecruzan y dia-logan entre ellas las que otorgan realidad al mundo en el que vivimos. Cuandonacemos lo hacemos en un mundo ya construido. Esto significa que el lenguajenos incorpora y nos vamos incorporando al lenguaje mediante la adopcióncompartida de conceptos y categorías que nos permiten explicar el mundo.Son estos conceptos y categorías que preexisten los que nos permiten ir «asi-milando» y dando cuenta de la realidad. Mediante nuestras relaciones y prác-ticas accedemos a un mundo construido, pero, simultáneamente, contribuimosa su construcción. Esto nos permite establecer una distinción entre dos for-mas de construcción de la realidad. Como señala Potter: La metáfora de la construcción funciona en dos niveles cuando se aplica a lasdescripciones. El primero es la idea de que las descripciones y los relatos cons-truyen el mundo, o por lo menos versiones del mundo. El segundo es la idea de que estos mismos relatos y descripciones están construidos. Aquí, «cons-trucción» sugiere la posibilidad de montaje, fabricación, la expectativa deestructuras diferentes como punto final, y la posibilidad de emplear materia-les diferentes en la fabricación. Esta noción destaca que las descripciones sonprácticas humanas y que podrían ser diferentes. No hay mucho que hacer conel reflejo en un espejo; podemos limpiar el espejo, comprobar que sea planoy liso, pero esto sólo está relacionado con su capacidad de recibir pasivamen-te una imagen. Sin embargo, una casa es construida por personas, y podría tener tres chimeneas y montones de ventanas, o podría carecer de chimeneasy tener varias contraventanas. Podría construirse a base de cemento, ladrillos ovigas y cristal, y podría ser muy fuerte o más bien frágil.¿Qué fuerza tiene la construcción en esta metáfora? Según la versión másfuerte de esta metáfora, el mundo literalmente pasa a existir a medida que sehabla o se escribe sobre él. ¡Algo totalmente ridículo! Quizá sí, pero yo deseooptar por algo casi igual de fuerte. La realidad se introduce en las prácticashumanas por medio de las categorías y las descripciones que forman parte deesas prácticas. El mundo no está categorizado de antemano por Dios o por la Naturaleza de una manera que todos nos vemos obligados a aceptar. Se construye de una u otra manera a medida que las personas hablan, escriben y discuten sobre él  (énfasis nuestro) 10 . Este mismo proceso de construcción de la realidad social, de construccióndel mundo a partir de la narratividad, sus versiones y posibilidades ha conlle- Cómo construimos el mundo: relativismo, espacios de relación y narratividadAnàlisi 25, 2000 65 9.Entendemos la noción de dispositivo en el sentido que le da F OUCAULT , M. (1976). Historia de la sexualidad. I. La voluntad de saber  . Madrid: Siglo XXI, 1984.10.P OTTER  , J. (1996). La representación de la realidad. Discurso, retórica y construcción social. Barcelona: Paidós, 1998, p.130.
Advertisement
Related Documents
View more
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks