How To, Education & Training

12 views

Reseña El gobierno de las imágenes: ceremonial y mecenazgo en la Italia española de la segunda mitad del siglo XVII

Reseña El gobierno de las imágenes: ceremonial y mecenazgo en la Italia española de la segunda mitad del siglo XVII
of 3
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Tags
Transcript
  311  Reseñas bibliográfcas Cuadernos de Historia Moderna 2012, 37, 309-335 c Arrió -i  nvernizzi , Diana,  El gobierno de las imágenes. Ceremonial y mecenazgo enla Italia española de la segunda mitad del siglo XVII  . Madrid-Frankfurt am Main, Iberoamericana-Vervuert, 2008, 503 págs., ISBN: 978-84-8489-404-9.Conocer una nueva publicación sobre la huella española dejada en la Italia delsiglo XVII es siempre una buena noticia. Más aun si el libro, injustamente discretodesde su publicación hace unos años, aborda un periodo del que poco se sabía hastaahora. La trayectoria cortesana y política de los duques de Cardona, Pascual de Ara-gón (1626-1677) y Pedro Antonio de Aragón (1611-1690), hermanos, se desenvuelveen dos centros políticos de primer orden en la época: las cortes de Roma y Nápoles.Pascual de Aragón llega a Roma como embajador en 1661, y poco después, en 1664, pasa a ocupar el cargo de virrey de Nápoles. Su hermano, Pedro Antonio, le sucedeen ambos puestos hasta abandonar Italia en 1672.El interés sobre las cortes europeas en la época moderna y, particularmente, so- bre las italianas, ha ido en aumento en los últimos años gracias a interesantes ini-ciativas como el Instituto Universitario “La corte en Europa” (IULCE), proyectos de investigación como “Poder & representacions: transferències culturals a l’EpocaModerna”, o plataformas digitales (Librosdelacorte.es), que en denitiva se nutren de libros como éste, fundamentales en este panorama. Diana Carrió-Invernizzi centrasu interés en el estudio del uso público y privado que hicieron estos ministros de su actividad como mecenas del arte y la cultura, y se interesa especialmente por denir  los cambios en las formas del ceremonial que practican. Concluye así que fueron los Aragón en los años 60 del siglo XVII los artíces de un cambio importante produ -cido en el ejercicio de este arte de la ceremonia y de la representación pública del poder. Lo demuestra deteniéndose en las novedades que se registran entonces en los itinerarios de estas o entradas triunfales, en la explotación de su imagen personal o en las reformas que acometen en sus residencias. Todo ello, según interpreta la au-tora, viene orquestado desde Madrid por Felipe IV, que frente a un nuevo escenariointernacional que da mayor protagonismo a Francia o al Papado, necesita recurrir anuevas estrategias políticas para mantener su preponderancia en Europa. Una manerade hacerlo es a través de la explotación de la imagen pública de sus ministros en elejercicio de sus cargos.El libro, sin embargo, está planteado desde una perspectiva mucho más amplia ycompleta. La autora nos ofrece así en su primer capítulo, dedicado al linaje familiar,un análisis detallado del papel ejercido por la familia en la Cataluña de la época. Ala hora de abordar el viaje seguido por los Cardona hacia Italia, lo hace de forma sis- temática, deniendo rutas, usos protocolarios, escalas, residencias, lo que resulta sin duda muy útil para poder establecer en el futuro con mayor rigurosidad cómo fueronestos recorridos, donde, como destaca Diana Carrió-Invernizzi, se va formando elgusto estético y el vínculo con el arte y la actividad coleccionista de estos ministrosallí destinados.El capítulo sobre la embajada en Roma de Pascual de Aragón de 1662 permite ala autora detenerse en la faceta más privada del personaje, que comienza a formar sucolección pictórica allí gracias a los regalos recibidos, entre otros, de los miembros  312  Reseñas bibliográfcas Cuadernos de Historia Moderna 2012, 37, 309-335 de la corte ponticia. A lo largo del libro es este uno de los aspectos que más le inte -resan. Determinar cuál fue el srcen de las obras que adquirieron en Italia tanto Pas-cual como Pedro Antonio de Aragón. Es importante ya que este tipo de regalos, másallá de las inquietudes particulares de los receptores, tenían una función diplomáticaevidente y eran un medio más en la consolidación de redes clientelares. El aspecto,sin embargo, más interesante de esta estancia de Pascual de Aragón en la ciudad pon- ticia es su gestión de la celebración de la esta de la Chinea de 1663. Se produceen este momento un serio conicto diplomático entre España y el Papado, motivado por las alteraciones que quiere introducir Alejandro VII en el recorrido de esta esta. El nuevo recorrido pretende ocultar a los españoles la reforma que acomete en estemomento el papa en el Vaticano, con la construcción de una  scala regia encargadaa Bernini, con la que pretende en cierta forma eclipsar con una presencia suya másomnipresente al poder español en este espacio. No sólo centra su atención en el acercamiento manifestado en Roma por ambos hermanos hacia el coleccionismo pictórico o las estas públicas. El otro gran centro de interés que ocupa las páginas del libro, tanto en Roma como en Nápoles, es así eldel mecenazgo ejercido hacia las órdenes religiosas allí establecidas, tanto aquellas bajo patronato regio, como aquellas otras que pueden tener interés para la Corona por diversos motivos.En 1665 el cardenal Pascual de Aragón regresa a España y Pedro Antonio de Ara-gón pasa al virreinato de Nápoles. En el libro de Diana Carrió-Invernizzi encontra-mos así en este segundo gran cuerpo temático un acercamiento bastante completo ala labor realizada por los Aragón en este espacio político. Demuestra conocer biena los burócratas del aparato del gobierno, a los representantes más destacados delcuerpo noble, a los eclesiásticos que ostentan el control de la Iglesia en Nápoles. Contodos ellos ha de gobernar el virrey, y en las páginas del libro encontramos bien tra-zadas las trayectorias de muchos de ellos mientras se nos describen las relaciones quemantienen con el poder virreinal. Siguiendo la línea que guía sus páginas, vuelve a reexionar, ahora desde Nápoles sobre la multiplicación de los gastos en ceremonialcomo un “mensaje de rearmación del cuerpo virreinal dirigido al papa y a las demás  potencias europeas” (p. 233). Pascual de Aragón recupera, por ejemplo, la tradiciónutilizada por Oñate y más tarde abandonada, de la entrada triunfal desde la escaleradel arsenal como símbolo de autoridad. Para la autora, además, “su gestión marcó unantes y un después en la historia del virreinato por la brillantez de sus manifestacio-nes de mecenazgo” (p. 248).Los años analizados por Diana Carrió-Invernizzi tienen un interés histórico coyun-tural indiscutible, ya que en 1665 se produce la muerte del monarca Felipe IV. Es jus-to el año en el que Pascual de Aragón es nombrado arzobispo de Toledo y abandonael cargo. Su hermano Pedro Antonio hace su entrada en Nápoles en marzo de 1666. Surge entonces un conicto político e institucional entre la España regentada por Ma -riana de Austria y el Papa, que se encuentra bien analizado en el libro desde el punto de vista de la representatividad de la gura del virrey en el reino de Nápoles y de la defensa que el duque de Cardona hace de ella. Pedro Antonio de Aragón se encargade hacer proliferar retratos de su persona y de Carlos II por la ciudad y su posición  313  Reseñas bibliográfcas Cuadernos de Historia Moderna 2012, 37, 309-335 de autoridad se mantiene en estos momentos de incertidumbre. Tras la embajada deobediencia al papa del virrey en 1671, abandona su cargo, ya en 1672, y regresa aEspaña, siendo sustituido por el marqués de Astorga.Por la importancia de la actividad de mecenazgo artístico que ejercieron ambos hermanos en la ciudad, el libro presenta un capítulo nal centrado en este aspecto, con un repaso en primer lugar de las reformas acometidas en el palacio real de Ná- poles tanto por Pascual como por Pedro Antonio. Se interesa por determinar cuálesfueron las prácticas de ambos virreyes a la hora de conformar su colección pictórica, de qué criterios se sirvieron o qué benecios pudieron reportar a su actividad de gobierno. Es sin duda el papel de Pedro Antonio de Aragón el más destacado en estesentido ya que su colección, bien conocida gracias a las fuentes que analiza con deta- lle la autora, es el resultado, según este análisis, de un proyecto deseado y planicado  por el virrey, y no azaroso.Las últimas páginas del libro son para profundizar en algo poco trabajado aún por la historiografía y que no carece de interés, el llamado mecenazgo conventual, es decir, la atención prestada desde el poder al mantenimiento de iglesias, estas devocionales, canonizaciones, no sólo como consecuencia de la devoción de los re- presentantes de este poder, sino con intenciones políticas evidentes. Según DianaCarrió-Invernizzi, en estos momentos se sacralizó la institución virreinal a través del rito y del control de estas estas religiosas en la ciudad. En ellas trata de ganar   presencia y le sirven de instrumento político en su lucha con el poder eclesiástico por ganar espacios de representación. En denitiva, según concluye la autora, estos años son cruciales en la historia de la Italia española moderna ya que, en un panorama europeo cambiante, España aspira a recuperar el liderazgo frente a Francia y el Papado, y lo hace entre otras cosas nan -ciando obras en el Vaticano, potenciando el mecenazgo sobre el patrimonio artísticode la Iglesia (con nuevos patronatos por ejemplo) o potenciando su presencia a travésde la imagen. La colocación de una estatua de Felipe IV en Santa María la Mayor, enRoma, es interpretada así como “un cambio de rumbo en el programa de restauraciónde la imagen del rey católico en Italia”. En conclusión, entre 1659 y 1672 se producesegún la autora un cambio en la manera de entender el ceremonial y el mecenazgo, yse reforman las estrategias de representación y de legitimación del poder de los Habs- burgo y gracias a estas acciones, “la consolidación tardía del cuerpo político virrei-nal… será decisiva para la conservación de la supremacía española en Italia (p. 437).Más allá de las aportaciones interpretativas sobre el periodo que nos ofrece el libro,resulta muy destacable la labor de localización y documentación de los espacios físi-cos donde se desarrolla la vida social de la época, sobre todo de la ciudad de Nápoles,que encontramos en él, con fotografías de la autora y detalle de la ubicación actual deestos espacios. Su lenguaje ágil y directo facilita y anima sin duda a su lectura.Ana M inGuito P AloMAreS Doctora en Historia
Advertisement
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks